Exequias para una reina, un programa que evocará la ceremonia solemne con la que el pueblo británico dio su último adiós a la reina Mary II, muerta el 28 de diciembre de 1694 a causa de la viruela contraída durante la epidemia que asoló Londres.

La música para los funerales de la Reina Mary, está reconocida como una de las obras maestras de Purcell, por su expresividad sobrecogedora y personalidad arrolladora; no es extraño pensar que esa fuerza expresiva emana del dolor auténtico que Purcell sintiera por la muerte de la soberana, a la que se supone le unía un estrecho vínculo personal. Si bien probablemente no sepamos nunca qué música sonó exactamente en aquel funeral, generalmente se suele presentar la obra con una estructura simétrica, en la que una estremecedora marcha y una canzona, repetidas, preceden, finalizan e intercalan tres motetes corales extraordinarios

Con un repertorio con obras de Tomkins, Purcell, Morley o Tollet, Amystis presenta una aproximación a lo que debió ser aquel cortejo fúnebre, haciendo un pequeño guiño escénico y estructurando el concierto en tres partes: el traslado del féretro y su llegada a la Abadía de Westminster, la celebración del oficio y la posterior sepultura del cuerpo.

Para acercarse más a la sonoridad de la época, los músicos estarán acompañados por un cuarteto de ministriles con réplicas de los instrumentos que se usaban en aquel tiempo en toda Europa, percusión y un órgano positivo.

Conciertos:

12 de marzo en Lliria (Valencia), 13 de marzo en Sagunto (Valencia) y 25 de marzo en Javea (Alicante).

Más información en nuestro facebook.

Share →